Señoríos y Realengo (II)

 

Señorío de Torre Alháquime

 
El Señorío sobre Torre Alháquime a diferencia que el resto de los que se han tratado aquí no surge tras la conquista de Granada, sino que formaba parte de un señorío ya constituido con anterioridad el Señorio y posterior Condado de Los Molares.
Torre Alhaquime fue conquistada por primera vez en 1327, pero seis años después volvería a manos nazaries hasta 1407 que sería reconquistada por Fernando el de Antequera, pasó entonces a formar parte de los dominios de los Ribera, los cuales eran titulares del Adelantamiento de Andalucía. Pero todavía volvería a formar parte del Reino Nazarí de Granada cuatro años más desde 1481 a 1485, año en el que Rodrigo Ponce de León la conquista definitivamente.
Tras la reconquista definitiva es devuelta a Beatriz de Ribera, II Condesa de los Molares esposa de Pedro Enríquez de Quiñónez, IV Adelantado Mayor de Andalucía y II Señor de Tarifa. De su segunda esposa Catalina de Rivera IV Condesa de los Molares, nació Fernando Enríquez de Ribera quien casó con Inés Portocarrero y Cárdenas. Hija de los señores de Moguer. A este matrimonio corresponden los escudos que hay encima de la puerta del Convento de San Francisco en Ronda. Ellos no heredaron titulo nobiliario, pero si su hijo  Per Afán Enríquez de Ribera que heredó el Marquesado de Tarifa y el Condado de Los Molares y al que se le otorgó el título de Duque de Alcalá de los Gazules en 1558 uniendo ambos linajes. Quedando Torre Alháquime adscrita a este ducado hasta que esta casa definitivamente fue adsorbida mediante enlaces por la Casa de Medinaceli en 1639.
Como he comentado en los diferentes señoríos, el titular de este también estuvo en el cerco de Ronda, compartió real junto al Pedro de Acuña, Conde de Buendía el cual estuvo situado junto al Arroyo de las Culebras. 
 

Condado de Casares

 
Este señorío cupaba los actuales municipios de Jubrique (con Monarda, Benameda y Rotillas), Genalguacil ( con Benihexín, Benestepar y Almachar), Casares y Manilva (esta localidad y su término no existía entonces era parte de la tierra de Casares). Este es el único señorío de toda la provincia al que se le acompañó un título nobiliario el de Condado, que fue uno más que acumuló Rodrigo Ponce de León. Por tanto si bien el título era nuevo no era una concesión de título y señorío nuevo, pues se le otorga a un noble ya existente. Tal condado unido al de Marqués de Zahara se le concede a Rodrigo en compensación por la devolución a la corona de Cádiz, ciudad que tomó Rodrigo Ponce de León y de la que se apoderó en 1469 y que logró la concesión de Enrique IV en 1471 junto al título de Marqués de Cádiz. El Condado de Casares se concede el 20 de enero de 1493, además del consabido título, se recompensa a Rodrigo además con el título de Duque de Arcos y la devolución de los 10.000 maravedíes que había prestado a la Corona.
En 1780 con la muerte de Antonio Ponce de León XI Duque de Arcos, al no dejar descendencia  por derechos propios el Condado pasó a la XII Duquesa de Benavente la cual se casó con el IX Duque de Osuna, a lo que sus descendientes unieron a la Casa de Osuna, la de Arcos, Benavente y Casares entre otros títulos.
Es por eso que cuando se suprime el señorío en 1812  el titular era el Duque de Osuna el cual se reservó las mejores tierras en el Bajo Genal, para el cultivo de caña, tierras que más tarde venderían a los Larios.

Los Nuevos Señoríos

Con el tiempo algunos señoríos cambiaron de titular, como el de Benaoján adquirido en una subasta en Granada o los de Tomillo y Benadalid que la Casa de Benavente vendió. De la tierra de Ronda que era de realengo surgieron cuatro nuevos señoríos los de Setenil, Alcalá del Valle, Arriate y Jimera de Líbar. Surgen distanciados en el tiempo y bajo diferentes circunstancias, bien por donación real, bien por compra a la Corona. El mapa que abre este segundo bloque está realizado basándose en la situación de los señoríos en 1954 y para realizarlo se ha utilizado la información del Catastro de Ensenada. Para realizar los blasones que ilustran los nuevos señorios con sus armas se han utilizados los ornamentos de esta web: http://heraldicablog.com/, si bien la composición del escudo en si ha sido montada por el que escribe.
 
 

Condado de Jimera de Líbar

Jimera fue una alquería musulmana dependiente de Ronda, así cuando en 1485 la ciudad cae tras el asedio cristiano, Jimera pasa en un principio a ser un lugar del Señorío de Don Juan. Pero en 1499 se convierte en tierra de Realengo, condición que mantuvo hasta el 7 de mayo de 1667, fecha en la que Esteban Chilton Fantoni y González de Albelda la compró a la corona, concediéndosele el 14 de febrero de 1684 el título de Conde de Jimera de Líbar por el ultimo de los Austrias en España el rey Carlos II. Esteban Chilton era Regidor Perpetuo de la ciudad de Cádiz, además de Jefe de los Mayorazgos de los Chilton y de los Fantoni de Cádiz y Florencia. Su padre Santos Fantoni y Cetin heredó de su tio el mayorazgo de los Chilton, a cambio de unir al blasón de los Fantoni el de los Chilton, de que los herederos se llamasen Esteban Chilton Fantoni y las herederas Estefanía. Es por eso que los herederos del Condado  llevaban este nombre hasta el IV que al no dejar descendencia pasó el mismo a su tio, Rafael Fantoni y Pérez de Vivar. Le he dedicado bastante tiempo a este señorío por que me llamó la atención el escudo de la localidad, pues claramente es el blasón de un noble, pero no coincide con los Chilton Fantoni, ni con ningún apellido con los que enlazaron, solo me queda la explicación que fuese un escudo creado para el Condado, si bien es difícil confirmarlo pues hay muy poquito sobre la historia de Jimera de Libar.

 

Señorío de Setenil

 
Setenil fue reconquistada en 1485 al igual que Ronda y toda su tierra. Nombraron en 1487 alcaide al capitán Francisco Enríquez después que este tomara Loja (1486) y Vélez Málaga (1487). Aquel mismo año Bernal Francés que había sido nombrado alcaide de Velez Málaga fue destituido por malversar los fondos destinados a pagar a sus soldados. Entonces los Reyes Católicos tomaron la decisión de que ambos capitanes permutaran sus plazas y fue así como Bernal Francés se hace con el gobierno de la fortaleza de Setenil. Intentó imponer a la Corona un señorío sobre la villa, pero lo más que consiguió fue el Donadío de la dehesa de Tomillos. Setenil entraba en los planes de los Reyes Católicos para su hijo por lo que el 9 de diciembre de 1946 se incorpora a la jurisdicción de Ronda y Bernal Francés vuelve a Vélez Málaga, un año después vendería Tomillos al Conde de Benavente. Por tanto a finales del siglo XV encontramos a Setenil encuadrado dentro del Señorío del Principe Juan, pero como ya contamos en otro apartado en 1499 Setenil como el resto de la tierra de Ronda pasó a ser de realengo. Y así permaneció hasta el 31 de Mayo de 1711 que se le concede en Señorío al coronel del regimiento provincial de Ronda Alonso Joseph de Tavares y Ahumada, I Señor de la Villa de Setenil. Al que se le otorga por Real Cedula de Privilegio, por el rey Felipe V el 16 de abril de 1720 el título de Marqués de Casa Tavares, título que siempre iría unido a Setenil.
Alonso José nació en Ronda el día 13 de Julio de 1.658 y poseía una finca en Setenil de más de 2.000 fanegas de tierra llamada el Tejarejo. Lo que no he podido verificar si efectivamente el fue el primer Señor de Setenil o lo heredó de su familia. 
 

Mariscalato de Alcalá del valle

 
La historia más repetida y aceptada de la fundación de Alcala dice que tras la conquista de Setenil y la consiguiente expulsión de los musulmanes, 25 de ellos se instalaron en un lugar cercano denominado el Castillón al que llamaron Al-Kala, con la condición de vasallaje. Más tarde ante la posibilidad de hacerse fuertes le hicieron trasladarse al valle, de ahí el nombre actual. Decir que estas tierras pertenecieron a la jurisdicción de Ronda y por tanto fue parte del señorío del Principe Juan hasta que paso a ser realengo en 1499.
En época de Felipe II y para hacer frente a los gasto de la guerra es vendida la villa en 1559 a uno de los mayores genocidas de la historia de España, Fernando Valdés y Salas, obispo de varias ciudades entre ellas Oviedo, era arzobispo de Sevilla, Presidente de Consejo General de Castilla e Inquisidor General, cargo este que fue el que le hizo ser una de las personas más poderosas de España.
Poco duró el único señorío eclesiástico de nuestra provincia, pues todavía no había transcurrido un año cuando se lo cedió a Diego de Bernuy y Barba, II Señor de Benamejí, III Señor de Tomillos, era hijo de Diego de Bernuy y Orense de la Mota, Regidor perpetuo de Burgos, Alcaide de la fortaleza y ciudad de Ronda, Señor de Tomillos y del Estado de Benamejí, entre otros títulos.
En 1566 el rey Felie II le otorga a Diego Bernuy el título nobiliario de Mariscal de Alcala del Valle.
 Fernando Valdés y Salas. 
Imagen: es.wikipedia.org/wiki/Fernando_de_Vald%C3%A9s_y_Salas
 

Señorío de Arriate

 
El 5 de octubre de 1520 Ana Davila y Gutiérrez y Francisco de Ovalle instituyen mayorazgo a favor de su hijo Juan de Ovalle y Davila incluyendo en él entre otros el lugar de Arriate, con sus tierras, huertas. Viñas, casas, etc. Pero no es hasta 1629 cuando se convierta en señorío  tras largos trámites burocráticos. El I Señor de Arriate fue Rodrigo de Ovalle Mendoza y de la Torre, el cual pleiteó constantemente por el dominio de una tierra que también reclamaba para sí la ciudad de Ronda.
No solo por la tierra pleiteó Rodrigo sino que también lo hizo por el vasallaje de la población, pero esta tenía sus propias pretensiones y así el día 14 de febrero de 1661 previo pago de 352.739 maravedíes efectuado por los vecinos, adquieren poder propio sobre su jurisdicción y término, segregándose de Ronda y tomando el Título de Villa.  Decir que la ultima Señora de Arriate fue la III Marquesa de Moctezuma, María Teresa Holgado y Vázquez que al morir sin descendencia al igual que sus hermanos donó su patrimonio para diferentes obras benéficas y sociales tanto en Ronda como en Arriate.
 

¿Señorío de las Cuevas del Becerro?

 
Los Castrillo Fajardo se hicieron con el señorío de Benaoján, que también incluía a Montejaque,  mediante el casamiento de Maria Guerrero Girón y Pedro Castrillo Fajardo. Señorío al que en 1819 le otorgaron el título de Vizcondado. Pero esta familia eran anteriormente señores de Las Cuevas del Becerro pues cuando se le concede el título de Marquesado en 1693, se otorgó a Cristóbal Castrillo Fajardo y Tamariz de la Escalera, hijo de Catalina Castrillo Fajardo que era IV Señora de Benaoján y VII Señora de las Cuevas del Becerro. Por lo tanto eran señores del Donadio de Cuevas del Becerro con aterioridad a Benaojan. Pero es aquí donde aparece la mayor duda que me ha surgido al realizar este apartado de la historia de nuestra tierra. Tal vez no tenga muy claro el concepto de Señorío, pero en ningún documento de los que he consultado Cuevas del Becerro aparece como Señorío, siempre aparece como donadío y realengo. Me cabe la duda si al establecer mayorazgo también se les consideraban Señores,  aunque sin alcanzar el estatus del señor feudal del que este tema trata, no sería de extrañar, por que hasta nuestros días llegó la figura del Señor o “señorito” como coloquialmente se le conoce al dueño del cortijo.